T02. Julio Zaldívar

Apropiación tecnológica en procesos colaborativos en las artes.

Julio Zaldívar

La apropiación tecnológica parte de la idea de que el cambio social sólo es posible a través de la transformación de la tecnología, en la cual se concretan nuestras prácticas sociales. Replantear el roll de los dispositivos tecnológicos, desmitificar la tecnología como una caja negra y generar analogías del funcionamiento de los dispositivos digitales, dentro del arte es importante. Sin ser expertos se pueden abrir estos dispositivos, reapropiándolos, con el fin de permear y generar proyectos de procesos colectivos.

Marx aborda diferentes etapas de la apropiación del hombre sobre la naturaleza y de los recursos naturales, por otro lado, visualiza la transformación de la sociedad a través de la modificación de los medios de producción: es decir, los medios técnicos de cada sociedad.

La apropiación tecnología en términos de impacto social, afirma que la tecnología, y no otro tipo de estructuras e instituciones (la cultura y el arte), es el principal motor de las transformaciones sociales (cambia la vida persona, las actitudes culturales y/o el ambiente). Este argumento se basa en la afirmación de que, dentro de la tecnología es donde podemos ver concretadas toda una serie de prácticas sociales, al mismo tiempo que, es a través de ésta como dichas prácticas logran su reproducción y evolución. En otras palabras, es la tecnología quien introduce cambios permanentes en la sociedad, al modificar la forma en que producimos, comunicamos, consumimos y distribuimos los resultados de nuestra actividad social.

La autonomía del arte le permite apropiarse de la técnica desde un espacio de libertad, independiente a los intereses de la industria y la tecnología, y permite crear repensar nuestra relación actual con la tecnología. Especular sobre nuevos horizontes para la misma, muchos más centrados en el hombre, y la relación con su entorno. En este sentido, se piensa en el concepto de apropiación tecnológica desde el arte, no como la mera utilización de dispositivos tecnológicos dentro de las expresiones creativas, sino como la posibilidad de plantear desde el arte nuevos objetivos para el desarrollo de la tecnología. Es decir, se plantea un desplazamiento desde la crítica a la tecnología actual, hacia el desarrollo de nuevas tecnologías desde el campo artístico. Al mismo tiempo, se recupera la noción romántica del arte como un espacio de producción de conocimiento, y se piensa que dicho espacio puede ser utilizado para re-imaginar el futuro de las sociedades actuales, a través de la transformación del horizonte tecnológico actual.

Re-imaginar las sociedades además de tener como punto de partida la apropiación, se plantea desde un proceso colectivo que integra los diferentes tipos de conocimientos: a) El conocimiento tácito o empírico, es el conocimiento que se genera de los hábitos y aspectos culturales, se acumula de manera personal y social, b) Disciplina, c) Multidisciplina y d) Interdisciplina, la relación compleja de estos tipos de conocimiento forman la transdiciplina, bajo esta relación de conocimientos, desde el arte podemos re-imaginar de manera integral, los cambios sociales de una manera sustentable y creativa.

Por otro lado, el software libre con sus cuatro libertades: libertad de uso, estudio, distribución y mejora, permite la apropiación para redirigir el funcionamiento de dispositivos digitales, a través de su capacidad de transformar el código embebidos en estos. En este sentido los artistas son los nuevos programadores, generando espacios creativos y de diálogos, en el marco de la cultura libre, tanto en la producción como en su distribución.


Bibliografía

 

N.A. Appropriating Technology: an Introduction

Dussel, Enrique, Épocas de los modos de apropiación, en: La producción teórica de Marx : un comentario a los grundrisse, ed. S. XXI, México, 1985.


Encuentre el texto descargable en PDF, aquí